Get Adobe Flash player

Alcaldes notables en el callejero madrileño

por Antonio Mena Calvo, Graduado Social. Académico Correspondiente
de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo

Cuando andamos por las calles de Madrid, leemos consciente o inconscientemente sus nombres que figuran al principio de cada tramo, aunque no siempre; entre ellos encontramos los de personas que, lógicamente, han debido contribuir al engrandecimiento de esta hermosa ciudad.

Este es el caso, entre otros, de los alcaldes que han regido los destinos de la Villa y Corte y que por sus méritos han tenido el honor y la suerte de ser incluídos en el callejero madrileño, aunque por azares de la política, la economía u otras circunstancias no están todos los que debieran.

De todos estos personajes hemos seleccionado los que más suenan al común de las gentes, sus nombres nos evocan grandes o pequeñas tragedias, horas de trabajo y asueto y en fin, mil detalles de la vida que realmente nos interesa.

La entrada en la Historia
Aunque descubrimientos arqueológicos permiten asegurar que en el lugar que ocupa actualmente nuestra ciudad hubo poblamientos en el Paleolítico, como lo demuestra el hallazgo de restos y utensilios en las márgenes del Manzanares y en el cerro de San Isidro, la realidad es que hasta el período comprendido entre el 852 y el 871 no disponemos de datos que nos hablen de la existencia histórica de Madrid.

Remontándonos al citado período sabemos que la denominada en principio Magerit, nació como ciudad o enclave militar en torno a una fortificación levantada por Muhamat I. Pinto Crespo, en su obra “El Madrid militar”, señala que la guarnición de Magerit era grande, debido a su importancia estratégica, y su población pequeña, en su mayor parte al servicio de las necesidades logísticas del Ejército. Por estos y otros datos podemos afirmar que Madrid fué en sus orígenes una ciudad militar.

De estos primeros tiempos ya tenemos constancia del nombre de los primeros alcaldes que aparecen en el libro de José María de Mena «Episodios históricos de Madrid», la data corresponde al siglo XI y los nombres son Zulema, judío, Jaldún y Muslema Ben Abec, musulmanes. Tras la reconquista de Magerit por la huestes de Alfonso VI en 1083, aunque en la exactitud de esta fecha no se ponen de acuerdo los historiadores, el primer alcalde cristiano del que se tiene noticia es Gome Ruiz de Manzanedo, que participó al frente de la milicia concejil de Madrid en la campaña para la reconquista de Andalucía con el Rey Fernando III el Santo.

Regidores insignes
Aunque durante los siglos XV al XVIII han regido esta villa relevantes personalidades como Juan de Araco, que mandó reparar las murallas para afrontar la amenaza de las guerras provocadas por los bandos de la nobleza en la época del rey don Juan I, y del Condestable don Alvaro de Luna. Licenciado Antonio de Mena, iniciador de los ensanches de Madrid urbanizando y edificando en las huertas de la Corredera de San Pablo.

Mosé Rubí de Bracamonte, que se distinguió por la defensa del Ayuntamiento madrileño frente al poder central y por llevar a cabo una importante labor social en pro de las mujeres “descarriadas”. Alonso Pérez Delgado, que implantó el alumbrado público con faroles de aceite, en colaboración con el arquitecto Sabatini que dió origen a una famosa seguidilla que dice:
Dicen que Sabatini pone faroles
porque no ve los rayos
de tus dos soles
abre tus ojos
y él los irá apagando
poquito a poco…

Como tantas coplas y letrillas del viejo Madrid, ésta también ha pasado al ámbito musical de la zarzuela. No podemos olvidar a don José Antonio de Armona y Murza, Intendente del Ejército, durante cuyo mandato se construyó, por Ventura Rodríguez la Puerta de Alcalá, se reformó el Paseo del Prado y se organizó el Archivo Municipal. Este último, al igual que los anteriores alcaldes, al menos que nosotros sepamos, no figuran en el callejero, es a partir del siglo XIX cuando ya aparecen nombres que nos son familiares.

Alcaldes de los s. XIX y XX
Comenzamos con el capítulo que consideramos más importante de la Historia de Historia de España del siglo XIX. Nos referimos, claro está, a la denominada Guerra de la Independencia (1808–1814), que como sabemos se inicia en Madrid el 2 de Mayo de 1808 en que sus habitantes se levantan en armas contra la ocupación napoleónica.

En estas fechas Pedro Sáinz de Baranda se hizo cargo del Ayuntamiento para que la entrada de los franceses en la capital no supusiese una catástrofe para sus habitantes. Entregó la ciudad evitando una defensa sangrienta e inútil, dada la gran capacidad ofensiva del Ejército francés en aquellos momentos; cumplida esta misión, dimitió.

Tras el pronunciamiento de Riego y el restablecimiento de la Constitución, Sáinz de Baranda fue elegido alcalde constitucional por aclamación popular, publicó oficialmente la Constitución en Madrid y obligó a Fernando VII a jurarla. En 1820 presentó por segunda vez su dimisión.

Don Joaquín Vizcaíno, Marqués de Pontejos, entró en el Ayuntamiento de Madrid en 1834, siendo uno de los mejores alcaldes que ha tenido esta ciudad. Se preocupó por la higiene pública, mejorando el alcantarillado y el abastecimiento de aguas, embelleció las calles con arbolado, mejoró los jardines de parques y plazas. Dió orden de poner los primeros evacuatorios públicos e inició la edificación del Paseo de la Castellana.

Otro tema del que se preocupó fue el de la seguridad ciudadana, creando los serenos, institución desgraciadamente desaparecida y que tantos servicios prestó a los madrileños. También organizó el Cuerpo de Bomberos y propició la creación del Monte de Piedad y la Caja de Ahorros de Madrid para ayuda de las clases modestas de la sociedad. Literalmente podemos decir que entregó su vida por el pueblo de Madrid. Institucionalmente fue el último que figuró como corregidor.

José Abascal y Corredano encaminó sus esfuerzos, principalmente, en la organización de los medios para luchar contra la epidemia de cólera que asolaba la ciudad. En su tiempo, 1881, se autorizó la construcción de la Catedral de la Almudena, que tardaría más de un siglo en verse terminada.
Nicolás Peñalver, Conde de Peñalver y Álvaro de Figueroa. Estos dos alcaldes centraron su actividad en ampliar Madrid fuera del antiguo cinturón de rondas, incorporando viñedos y huertas al área urbana. Construyeron el Barrio Nuevo y otras barriadas. Alvaro de Figueroa, Conde de Romanones creó la Policía Municipal a caballo, cuyos guardias se llamaron popularmente “romanones”.

Herederos de estos servidores del orden público son los componentes del Escuadrón de Caballería de la actual Policía Municipal de Madrid, institucionalizado en 1952, en cuyo seno nació en 1990 la Banda de Clarines y Timbales, una de las pocas formaciones bandísticas montadas que quedan en España y que no debiera desaparecer.
Alberto Aguilera ha dado su nombre a una de las calles mas concurridas e importantes del barrio de Argüelles y eje viario de máxima importancia. Este alcalde dió vida a los bulevares, magníficas arterias sombreadas de arboles y bancos suficientes para el descanso y la contemplación del vecindario de una época mas reposada que la actual.

Desafortunadamente, las exigencias del tráfico rodado han dado al traste con los bulevares, convertidos en calles repletas de coches en las que el ruido de los motores ha desplazado al sonido de las campanas del Colegio de Areneros y de su iglesia, o a los marciales de las bandas de los cuarteles de la Escuela de Estado Mayor, Regimiento de Caballería de Montesa o del Centro de Transmisiones del Ejército, próximos a Alberto Aguilera.

Otros logros del citado alcalde fueron la organización de la Exposición de Industria en el Retiro, que repobló de arbolado, actividad que también llevó a cabo en el Parque del Oeste.

José Francos Rodríguez firmó el proyecto de construcción de la Gran Vía, junto a los ex–alcaldes Alberto Aguilera y Conde de Peñalver, el 19 de febrero de 1910, el primer tramo se llevó a cabo entre 1910 y 1917. En este año en el que se sucedieron tres alcaldes: José del Prado Palacio, Luis Silvela Casado y José Francos Rodríguez, se inauguró la Panificadora y se construyó el primer tramo del Metro que fue el de Sol–Cuatro Caminos.

Alberto Alcocer. Fué el primer alcalde que hubo durante la Dictadura del general Primo de Rivera en 1923. Al término de la Guerra de España de 1936–1939, fue nuevamente regidor de la ciudad por designación directa del generalísimo Franco. Para paliar los desastres originados por la contienda elaboró el Plan de Reconstrucción de Madrid en 1939. Dos años mas tarde abordó el plan de Nuevas Barriadas.

Hasta aquí el recordatorio de algunos de los alcaldes más representativos y/o más conocidos del pueblo de Madrid, gracias al callejero donde figuran otra serie de personalidades políticas, militares y del mundo de las letras y de las artes, sin olvidarnos de los técnicos y científicos que con su esfuerzo han contribuido a que la capital de España sea una de las más hermosas del Viejo Continente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.