Temas Profesionales
 
 


 Editorial:
  Nuestro Objetivo es Crecer

• Universidades:
  Aquí empieza el futuro

• Hablamos con el Vicerrector de la Universidad Rey Juan Carlos
• Protección de Datos. Cuestiones Prácticas
• Arraigo Laboral y Social
• Acoso Laboral desde RRHH
• Novedades Legislativas
• Consejería de Justicia de la CAM. D. Alfredo Prada Presa

NOTICIAS DEL COLEGIO
50 Aniversario

Cursos y Conferencias
Mesas de Debate
Acuerdos de Colaboración

• La Inspección de Trabajo cumple 100 años
• ¿Cómo afectará la Ley Antitabaco a mi empresa?
• La pensión de Orfandad
• Acumulación de las acciones de Reolución de contrato y despido
• Historia: La Organización del Trabajo en el Imperio Mexica
• Sentencia: Accidente Laboral. daños y Perjuicios

• Nuestros anunciantes.
A todos, Gracias

• Consultar números anteriores

 
 

WorkPress®

Toda la actualidad para asesores de empresa, actualizada diariamente en una sola web.

 

Acumulación de las acciones de
resolución de contrato y despido

por D. Alfonso Hernández Quereda, Graduado Social


Ante la laguna existente sobre cómo resolver una acumulación de dos acciones que pueden o no pueden estar relacionadas entre sí, (en cuanto a los hechos se refiere), la Jurisprudencia ha resuelto dicha cuestión estableciendo los criterios que deben aplicarse para la resolución de la acumulación antes indicada.


n los casos en que existan acciones de Extinción del contrato de trabajo a instancia del trabajador, según lo previsto en el art. 50 del Estatuto de los Trabajadores, y  también exista un procedimiento de despido del mismo trabajador. La Ley de Procedimiento Laboral, establece en su art. 32  lo Siguiente: “ 32. - Cuando el trabajador formule demandas por alguna de las causas previstas en el artículo 50 del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores y por despido, la demanda que se promueva posteriormente se acumulara a la primera de oficio o a petición de cualquiera de las partes, debiendo debatirse todas las cuestiones planteadas en un solo juicio. A estos efectos, el trabajador deberá hacer constar en la segunda demanda la pendencia del primer proceso y el Juzgado que conoce del asunto.”

Por tanto en el mencionado artículo, se dice que se deberán debatir todas las cuestiones planteadas en un solo juicio, pero no establece que sucede en el supuesto de que efectivamente existan los motivos tipificados en el art. 50 para la extinción y en el despido se declare la procedencia o improcedencia.

Pues bien ante esta laguna sobre cómo resolver una acumulación de dos acciones que pueden o no pueden estar relacionadas entre sí, (en cuanto a los hechos se refiere), la Jurisprudencia ha resuelto dicha cuestión estableciendo los criterios que deben aplicarse para la resolución de la acumulación antes indicada.

Partiendo por tanto de la Resolución dada por el Tribunal Supremo de fecha 21 de octubre de 1998, (RJ 1998, 9297), el cual remite a la sentencia de casación para unificación de doctrina de fecha 23-12-1996 (RJ 1996,9848), conduciendo ambas resoluciones del Tribunal Supremo a la siguiente interpretación del Art. 32 LPL, cuando en un mismo proceso se ventilen la impugnación de despido y otra pretensión de extinción de la relación laboral “ex” Art. 50 ET, habrá de tenerse en cuenta lo siguiente:

  • La sentencia ha de resolver las pretensiones deducidas en el ejercicio de ambas acciones.
  • Sí el despido y la acción resolutoria obedecen a causas autónomas y ésta se ejercita previamente al despido, habrá de examinarse en primer lugar y, si tuviera éxito, produciría consecuencias en la condena que ha de dictarse para el caso de que también triunfe la acción impugnatoria del despido.

Por consiguiente, en el caso expuesto en la sentencia de referencia, dado que el actor ejercitó primeramente la acción resolutoria del contrato de trabajo en razón a la modificación de condiciones laborales de que había sido objeto y el fundamento de esta pretensión es autónomo respecto a la causa de despido que esgrime la empresa, (ausencias injustificadas al trabajo), se debe en este caso proceder prioritariamente al examen de la acción de resolución contractual.

En tal sentido lo primero que hay que establecer es cuál es la acción que primero se ha planteado, por lo que esta será la primera que se resuelva, de tal forma que si la primera acción que se plantea es la de resolución de contrato, primero deberá resolverse esta y si la misma prospera, no existirá acción de despido, dado que una vez resuelta la relación laboral, no cabe despido sobre una relación inexistente.

Pero quedaría pendiente por resolver el abono de los salarios que trascurren desde la fecha de inicio de la acción de extinción hasta la fecha en que se extingue la relación laboral, y es aquí donde procedería entrar a debatir el despido, ya que la extinción de la relación laboral sería en principio hasta la fecha en que se produce el despido y por tanto habría que entrar en resolver el mencionado despido, pero a los únicos efectos de poder valorar si los salarios desde el despido hasta que se produce la sentencia de extinción, deben abonarse o no y esto supondría entrar en la valoración de declaración de procedencia o improcedencia del mismo, pero con el único efecto de la liquidación de salarios de tramitación.

Debiéndose por tanto abonar salarios de tramitación desde la fecha de despido, hasta la fecha de la sentencia sobre la extinción, si el mismo fuese declarado improcedente, no cabiendo en este caso la opción de la empresa por readmisión, ya que la relación laboral ya estaría extinguida por la acción de Resolución, y en el caso de declaración de Procedencia no cabría el abono de salarios de tramitación ni tampoco de salarios ordinarios, por cuanto que ya estaba previamente resuelta la relación laboral.

Sí el despido y la acción resolutoria obedecen a causas autónomas y ésta se ejercita previamente al despido, habrá de examinarse en primer lugar

En el supuesto en que la primera acción fuese la de despido, primero lógicamente habría que entrar a los motivos del despido y una vez resuelta esta acción se procedería o no a resolver la extinción del contrato, ya que si el despido fuese declarado Procedente, no cabría la acción de extinción, por cuanto que no se mantendría vivo el vínculo laboral, requisito éste que viene estableciendo la jurisprudencia como necesario, ya que el mismo se debe mantener hasta el momento de publicación de la sentencia.

Si por el contrario el despido fuese declarado Improcedente, sí cabria entrar a debatir la acción de Extinción del Contrato de Trabajo, ya que estaría vivo el vinculo laboral y por tanto se reuniría este requisito, por lo que habrá que determinar el resto de los requisitos, es decir, si se cumple o no lo establecido en el Estatuto de los Trabajadores en su artículo 50.

Además del auto y la sentencia del Tribunal Supremo antes indicada, entre otras se destacarían las siguientes sentencias que resuelven la acumulación de la acción de Resolución de contrato y despido, en virtud de lo establecido en el Art. 32 de la Vigente Ley de Procedimiento Laboral.

  1. Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura número 211/2000 Sala de lo Social de 22 de Marzo.

  2. Sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco número 3084/2001 Sala de lo Social de 11 de Diciembre.

  3. Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid número 5/2000 Sala de lo Social Sección 2ª de 14 de Enero.

Por tanto y pese a la acumulación habrá que resolver por orden cronológico de inicio de la acción cada una de ellas y dependerá del resultado de la primera para la Resolución de la segunda, por la propia inexistencia de la acción.

 

 
 

Entidades colaboradoras:

    [volver arriba] [volver a sumario] x